Armando Roa Vial

La dicha de enmudecer

 

La dicha de enmudecer

 

 

 

 

 

DE LA PALABRA SÓTANO

 

De tanto jugar con el lenguaje

olvidé cerrar la puerta de la palabra sótano

y la noche se desbarrancó escaleras abajo

entre paredes que se ajaban en silencio

y estertores de relojes

y baúles polvorientos

y un vago tumulto de pensamientos muertos.

Todo se volvió subterráneo

hasta perder sus raíces en medio de la oscuridad.

Y entonces sentí que algo se despeñaba

en la profundidad devoradora de mi boca

hasta convertirse en forma sombría,

en opresión de tierra

y en proximidad de huesos.

 

(De El Apocalipsis de las Palabras/ La dicha de Enmudecer, 1998-2008)

 

 

 

 

A LA MANERA DE VASKO POPA

 

«Luz que brilla en el fondo de lo oscuro»
Heidegger

 

De par en par nos abrieron las palabras.

Las palabras, con sus torpes ademanes,

gastándonos de boca en boca,

dejándonos a la intemperie,

cambiándonos de orfandad.

Nadie nos salva de este frío,

de esta sombra asfixiante,

de esta irremontable tiniebla de palabras

tronchando a las cosas.

 

Lo sonoro nos agrieta por todas partes.

 

Ahora que las palabras nos han arrebatado

la dicha de enmudecer.

 

(De El Apocalipsis de las Palabras/ La dicha de Enmudecer, 1998-2008)

 

 

 

 

TRENOS DE PHILLIPUS DE ARIMATEA

 

I

 

“Pensamiento nihilista en la mente de Dios”
Kafka

 

ES EL VIEJO

PHILLIPUS

en un recodo del espejo,

dibujando su retrato de nadie,

cuando ansias y afanes

ya no irrumpen de su voz.

¿Para qué?

¿Para quién?

Sólo un resuello empañado,

la palabra como un astro moribundo

en una noche desollada de estrellas

bajo el filo rencoroso del amanecer.

Aquí muerde la muerte,

su aliento taciturno,

-tanta elegía sin cicatrizar-

cuando la esperanza se rinde

y la vida se encoge.

Phillipus de Arimatea,

acróbata de su propio desaliento,

emerge de una voz desahuciada,

fúnebre cuerda de un corazón

donde sólo palpitan desencuentros y orfandades.

El hombre, según Phillipus,

es un “pensamiento nihilista en la mente de Dios”.

 

(De Zarabanda de la Muerte Oscura, 2001-2008)

 

 

 

PAVANA
LACHRIMAE
(INCISOS)

 

In memoriam Paul Celan
«Es war erde in ihnen,
und sie gruben»

 

I

 

AHOGA CADA IMAGEN.

Haz de la palabra tu propia soga.

Y cumple gozosamente la sentencia.

Déjate cubrir por esa sombra

que ya descorre su telón en el patíbulo.

Eres el mejor de los verdugos.

 

 

II

 

QUÉ ESPERAS

de tanta pregunta sin respuesta”.

Reúnes señales

que a nada llevan:

manos vacías, ojos en el rostro de un ciego.

Haz del amor

un mercenario de la muerte.

 

 

III

 

Inmolas tu palabra

allí donde nadie acoge.

Deja ya de ordeñar

tu inventario de desolaciones.

El “vuelo vacilante de los pájaros”

no ha sido escrito para ti.

 

 

IV

 

DEPONE ESA VOZ. ESE GESTO MORTUORIO.

Con el sosiego del que nada quiere.

“Aunque huelas miedo por todas partes”

Aquí no estás para nadie,

ni siquiera para ti mismo.

Ya no tienes sitio

donde atizar el fuego.

 

 

V

 

No insistas.

Ríndete a la asfixia:

los pulmones moribundos de la palabra.

(De Zarabanda de la Muerte Oscura, 2001-2008)

 

 

 

EZRAGRAMAS: VARIACIONES E INTERVALOS

 

Variaciones e intervalos I

 

El porvenir ha quedado atrás.

Ahora, en la casa de los locos,

bajo la nube sin reposo

de tanto sueño destrozado,

el artesano afloja el corazón.

Los profanadores del lenguaje

le han ganado la partida:

y todo por usura.

Las palabras ya no alientan

entre tanto orín;

apenas “olfatean a ciegas,

como una jauría sin amo”,

abandonada a su suerte

entre mercaderes que han negociado sus sueños

saboteando a la belleza,

dejando a la usura desbordándose

libremente en ésta, la casa de los locos,

patio trasero del mundo,

donde la delicadeza ha quedado abolida.

 

 

Variaciones e Intervalos II

 

La reverencia ha quedado atrás.

En la casa de los locos

no hacen falta demasiadas ceremonias:

sólo se reza lo indispensable:

por cada hombre

la profanación de un templo.

El infierno no redime nada aquí,

mundo “sin dignidad ni tragedia”:

los muertos –sombríos administradores en la casa de los locos-

amordazaron la ilusión.

 

 

Variaciones e Intervalos III

 

El pulso de la voz, a destiempo,

rebosando en las letrinas del lenguaje,

cuando la palabra es sólo fuelle

aventando un cadáver,

aquí, en la casa de los locos,

donde el paisaje es sólo

lascivia del dinero

antepuesta al placer de los sentidos”,

el pulso de la voz, digo,

ahora al dictado de la usura,

con su pantomima de vociferaciones desahuciadas, (impostaciones)

con su prosodia moribunda que todo lo arruina

sin dejar nada en pie,

sufragio de naufragios,

usura, cortesía del moribundo

a las putas que infestan los lechos de Eleusis,

al amor transado y facturado

-todo amor tiene su precio-,

amor que se enloda en el lecho

CONTRA NATURAM.

 

 

Variaciones e intervalos IV

 

En la casa de los locos

las palabras son un rito supersticioso,

un rito donde nada es digno de veneración:

los niños y los dioses lo saben;

a ellos, ahora, el poeta entrega su fe.

 

(De Hotel Celine, 2003-2008)

 

 

 

Armando Roa Vial (Chile, 1966). Es poeta, ensayista, antologador, narrador y traductor. Su obra poética completa 1998-2008, en versión definitiva, ha sido recogida en el libro Ejercicios de Filiación (2010, Editorial Universitaria), al que se suma en 2012 Shakesperean Blues (Uqbar editores). Ha obtenido el Premio Pablo Neruda, 2002, y el Premio de la Crítica en Poesía, 2001.Como antologador ha editado La Invención de Chile, en coautoría con Jorge Teillier, (FCE 2011) y Ezra Pound. Homenaje desde Chile, en coautoría con Armando Uribe (2010 Editorial Universitaria). En el campo de las traducciones, destacan la Poesía Escogida de Robert Browning (2000-2008, Editorial Universitaria); Cantico del Sol de Ezra Pound (2015, Descontexto Editores); El Cantar del Hierro: Beowulf y otras lecturas anglosajonas (2010, Editorial RIL); El Navegante (2009, Editorial Universitaria); Covers: 36 Poetas en Lengua Inglesa (Uqbar editores) Tarde o Temprano, antología de Thomas Hardy (2012 Pfeiffer Editores) y Macbeth de William Shakespeare (Editorial Universitaria, 2013). En ensayo es autor del volumen Elogio de la Melancolía (1998-2008, Beuvedrais Editores) y de Otras Orillas (Cuarto Propio Editores, 2014). Finalmente, como narrador, tiene a su haber la novela El Mito y la Sombra (Editorial RIL 2010) y el volumen de cuentos Para no Morir tan Despacio (Editorial RIL, 2015).

 

 

Written by Mario Meléndez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Juan Felipe Robledo

Gustavo Osorio