Khédija Gadhoum

Necesito verte hoy

 

Necesito verte hoy

 

 

 

 

 

geo-grafía

 

Más allá de las estrellas
se rinde la noche del acero.
cuando la menta se vuelve ajena.
Paloma Fernández Gomá

 

entre las rocas y el cielo construimos

la lluvia /  los puros valles de las

anheladas hojas.

 

y todos mis sentidos bajo                la piel

solitaria           respiro                      la tierra

la lluvia

me embalsama los labios.

 

los ríos / el tiempo cubre los ríos

invisibles poros de inviernos desolados.

 

erguidas las montañas teñidas en azul

frente a la rosada luna su silencio/            el silencio

de la poesía sangre

en cada piedra un latido.

 

 

 

 

necesito verte hoy

 

Todos tenemos derechos, y si los perdimos
hay que volver a encontrarlos.
Estela de Carlotto

                                                                      

¿y dónde están los centenares de bebés nacidos en cautiverio?

me dijo antes de que sus lágrimas desvanecieran en puro aire

yo pude apenas reunir mis fuerzas para grabar en blanco sus palabras

no podía soportar el dolor y la angustia de tanta confesión.

Rosalía sacó una silla vacía de aquel infra-mundo

se sentó en compañía de su mate y dejó que se derramara su fósil memoria

en gotas y sorbos de vida abierta al desnudo sol

tan amargo era el sabor de mi primer argentino que no sabía cómo saborearlo

tanta densidad detrás de la tibia mirada que me sentía incapaz de descifrarlo todo.

 

la anciana esperanza rodeaba el inmóvil calendario

con el mismo anhelo del huidizo reencuentro

en busca de la vida después de la muerte editada

quizá la conciencia imán de tantas llamas invisibles

y silencios delirantes entre grietas de impunidad y olvido.

 

Isabel “la gringa” tenía veinticuatro años cuando desapareció

a fuego lento ardía Rosario por dentro y por fuera del ’76.

con rocío materno a lomo de militancia y cambio

el pequeño Silvio ya estaba barriendo el aire de derecha a izquierda

con seis meses de utopía contándoles a todos “soy hijo de…pero no sé

cómo llenar esta ausencia sin fecha de caducidad”.

 

no esperaba nacer en una caja de archivo biográfico

ni tampoco llevar una vida en gestación forense.

 

¡ni olvido, ni perdón!

(In memoriam: Isabel Ángela Carlucci, Silvio Fina y Víctor Hugo Fina)

 

 

 

 

aquello que nos humaniza

 

Some nomads are
at home everywhere,
Others are at home
nowhere,
and I was one of
those.
Robyn Davidson

 

1.

abajo se ahogan las ansias

tan humanas y tan opacas

tan lejos de la hora que ha tragado el día.

aún desconocemos el color púrpura del primer amanecer.

 

2.

¿serían los muros que nos enseñaran el errante vivir?

en infinitos espejismos las golondrinas llegan y se van

frágiles arrastran la ínfima ilusión de permanecer en vuelo

(sólo nuestra esperanza. el grito de nuestra boca).

 

3.

en silencio recoges tus partículas

transparentes siguen nadando entre las noticias:

tú discurriendo frívolas promesas y yo eternas memorias.

 

4.

¿adónde fueron a parar aquellos derechos humanos?

aquí aguardan inmóviles como nubarrones.

los desamparados no saben cómo abonarlos:

algunos pagan con un abrazo relámpago

otros como los piojos resisten hasta el último peine lapidario.

 

5.

ven

a ver las huellas de la niebla

bañándose en hilos de plata

ven a contarme

en dos palabras

las proezas de las olas.

 

 

 

 

el silencio de los platos

 

en silencio las mismas aguas

comparten los gustos de todos los días

 

en silencio se regodean las melodías

salpicadas de horas jóvenes a destiempo

le preguntan al tiempo qué fue de él, de ella,

y su vivir (en inviernos ajenos al sol)

que aún asombra las desiertas mesas

y sus comensales hechos sombras cotidianas

 

en silencio y ancianas

se detienen las gotas de tanto vivir entre platos

rotos de tanto fregar y secar apilados secretos

y amores inconfesables de ella, de él.

 

en absoluto silencio permanece la costumbre

de tantas promesas sonoras…

 

 

 

 

índigo

 

Éramos
manos,
vaciamos las tinieblas, encontramos
la palabra que remontó el verano:
flor.
Paul Celan

 

desde el origen y en cueros de estirpe

la mansa y arroyada cartografía

dictaba navíos y arribos al solitario Edén

mientras palpitaba la ahogada dicha.

 

tú también borrabas las horas en cada hora

transitabas con avidez la tierra de todos

los colores. allí empezó a desmantelarse

en negro carbón tu anhelada ilusión.

muele. duele la más ajena brisa y demuele.

 

Te sofoca la jungla y quieres nombrarla

con poemas sin raíces. para no olvidarla.

no soportas la negra tinta en bocas de cemento

abiertas a balas y púas y forzadas a la noche vil

y el primer frío de las primeras orillas desnudas.

te llama el otro lado donde los hijos soplan aún

en índigo su ocaso alambrado.

 

un día igual que otro

día de abril volverás a tus aguas infantiles

y recordarás como todas las bestias tus gemidos

libres de mapas desbordados y señas desiertas

trotarás

y tropezarás

con la cuna del mar

para siempre hacinada por gritos de NADIE.

 

 

 

 

 

Khédija Gadhoum (Túnez/Estados Unidos). Es poeta, traductora y docente de literatura y cultura latinoamericanas en la University of Georgia, EE.UU. Autora de celosías en celo (2013), más allá del mar. bibenes (2016), traducido al italiano como Oltre il mare. bibenes (2019). Traductora de Voces desde Taiwan: Antología de poesía taiwanesa contemporánea–Voices from Taiwan: Anthology of Contemporary Taiwanese Poetry (España, 2017), y Taiwán no es un nombre. 19 poetas taiwaneses contemporáneos (Colombia, 2020). Ha traducido además a poetas árabes y latinoamericanos. Sus poemas han sido publicados en revistas y antologías nacionales e internacionales. Ha participado en festivales de poesía en EE.UU., América Latina, Europa, Taiwán y Túnez. Es finalista en XXV Concurso Voces Nuevas de Poesía, (España, 2012), y Mención de Honor, en el XLVI Concurso Internacional de Poesía y Narrativa: La importancia de la palabra, (Argentina, 2015). Su poesía ha sido traducida al inglés, mandarín – taiwanés, portugués, turco, rumano e italiano.

Written by Mario Meléndez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Luis García Montero

Jorge Fernández Granados